Lunes 26 de Febrero de 2024

Hoy es Lunes 26 de Febrero de 2024 y son las 22:14 - EMPRESAS QUE NOS ACOMPAÑAN: BROAL MOTOS - ALMENDRA - MUSIMUNDO - MOCHAS - GEMSA - PANADERÍA CASTAÑO - CHUMBICHA DRUGSTORE - GUIALE ESTUDIO CONTABLE - EL PALENQUE - MONAYER SEGUROS - MUNICIPALIDAD DE MONTEROS - EL REPOSTERO - SUSY LENCERÍA - BICICLETERÍA RIVADAVIA - OSCAR BARBIERI - CORNAGLEA NEUMÁTICOS Y SERVICIOS - TARJETA NARANJA - BAUMAN PAN Y CAFÉ - LA ONDA – INSTITUTO SAN CRISTÓBAL - VANGUARDIA MUEBLES - ÓPTICA LUX - ARATRONICA - SANATORIO RACEDO - PINTURERÍA RIO COLOR - MAC CRED - POSADA EL TEJAR - LIBRERIA TESIS - COMIQUERIA BOOK SHOP - UCIM - GEMNSA - EL ABASTO - FARMACIA STA. TERESITA - MP MATERIALES - LUBRIBAT - SUYANA - EL SUEÑO CONFORT - EDET

  • 21.3º

MONTEROS

24 de agosto de 2023

LA JOVEN MONTERIZA VÍCTIMA DE UN ABUSO SEXUAL EN VIAJE A BARILOCHE HABLÓ

Este jueves luego de nueve años, tendrá una resolución judicial.

“Un abuso te mata el alma. Sufrí muchísimo tiempo por todo esto. Decido romper el silencio de tanto tiempo por dos razones: por primera vez siento que no tengo que demostrar que soy una víctima y, después, para que otras chicas no se queden calladas, que denuncien lo que sufrieron”, aseguró P. una joven monteriza que hoy será protagonista de una audiencia histórica en el Centro Judicial de esa ciudad: los tres acusados de haberla atacado sexualmente acordarán una probation. En el acuerdo también se incluyó un pedido de disculpas por parte de los tres acusados.

El caso se registró en agosto de 2014, durante el viaje de egresados de estudiantes de esa localidad del interior tucumano. Después de un largo proceso judicial, hoy se cerrará el expediente. La víctima decidió contarle a LA GACETA la pesadilla que vivió todo este tiempo.

- ¿Qué pasó después del abuso que sufrió?

- Fui víctima de bulling social. Por un tiempo dejé de ir a la escuela, porque dos de los acusados eran mis compañeros. Cuando volví, lo hice en otro curso. Tenía mucho miedo y por ese miedo no era consciente de lo que realmente estaba pasando. Daba la sensación de que los que me habían abusado tenían el acompañamiento de la sociedad. Se hicieron remeras con la frase ‘En boca de todos’ y crearon canciones para insultarme.

- ¿Cómo llevó su vida?

- A Bariloche fue una adolescente y volvió otra. Nunca tuve la felicidad plena. Lo que me pasó me hizo madurar desde el dolor, no se lo deseo nadie. Estoy sufriendo por una ley que lamentablemente no me protege. Tuve que aceptar esta resolución por miedo a que la causa prescribiera.

- ¿Cómo se siente ahora que se cierra el proceso?

- Una probation no me reconforta para nada. Sufrí muchísimo tiempo. Me sentía muy sola porque sólo recibía el apoyo de mi familia y de pocos amigos. Tuve pensamientos suicidas. Ni siquiera tuve la posibilidad de irme de Monteros.

- ¿Cómo hizo para convivir con los implicados?

- Fueron compañeros de toda la secundaria. Creo que teníamos la misma edad. Lamentablemente muchos estuvieron influenciados por los coordinadores del viaje y me dieron la espalda.

- ¿Qué actitud tuvieron los coordinadores del viaje?

- Que en ese tiempo de situación era algo común en los viajes de egresados. Que eso ocurría desde hace bastantes años y que sigue siéndolo. Siempre digo que ellos llaman excesos lo que es un abuso.

- ¿Y después qué sucedió?

- Pocas personas me apoyaron en ese momento. El caso tuvo mucha exposición y quedé en boca de todos. Gente que no conocía me deseaba la muerte por sólo denunciar que había sido víctima de abuso. Muchos se acercaron a pedir disculpas porque sus padres les decían que no se metieran en problemas de otros y otros, ni siquiera que se me acerquen. Con el correr de los años, con la irrupción de varios movimientos, muchos vinieron a pedirme disculpas por no haberme acompañado en este proceso.

- ¿Qué significa cerrar esta pesadilla?

- Significa mucho. Creo que es un caso muy conocido en mi ciudad. Ahora todos somos adultos y me parece que pasó el tiempo suficiente para que todos se dieran cuenta que fui abusado. No les deseo el mal a ninguno de ellos, sólo quiero que genere un precedente en la provincia. Sé que hay muchas mujeres que pasaron por lo mismo, pero no se animan a denunciar. Prefieren el silencio.

- ¿Qué les diría a esas víctimas?

- Tienen que entender que los tiempos de la Justicia son muy lentos y que muchas veces no tendrán el respaldo que necesitan porque los operadores judiciales no aplican la perspectiva de género. Pero se tienen que animar a denunciar, sin importar la estigmatización y la condena social. Ahora hay mucho más apoyo. Me pasó a mí, después de haber golpeado varias puertas durante años, logré que la defensora oficial Raquel Ferreyra Asís no sólo me escuchara, sino que me apoyó para seguir adelante con mi lucha.

- Pero su proceso estuvo lleno de sufrimiento…

- Sí, porque esta situación me hizo mucho más fuerte. Nunca antes había hablado y puedo pronunciar muchas palabras. Nadie me va a quitar el dolor que sufrí todos estos años. No estoy muy conforme con lo que conseguí, pero es lo más cerca de Justicia lo que lograré tener.

- ¿Pudo rehacer su vida?

- Terminé de estudiar la secundaria en el mismo establecimiento educativo. Luego estudié inglés y actualmente me desempeño como docente. Tengo pareja y formé una familia. Además de trabajar, me estoy capacitando para que, desde el lugar que ocupo, brindar herramientas para lo que esté naturalizado ya no esté. El no es no y punto.

LO QUE PASÓ EN EL VIAJE

La joven que fue víctima de un abuso sexual en un viaje de egresados y, después de nueve años, tendrá una resolución judicial.

El 12 de agosto de 2014, los alumnos de un establecimiento secundario partieron de Monteros a San Carlos de Bariloche en el viaje de egresados. Los estudiantes, en el trayecto, consumieron bebidas alcohólicas. La víctima fue una de ellas y se descompuso.

En un momento decidió retirarse a dormir en los últimos asientos del micro. Allí, aprovechándose de su situación, fue atacada por J.P.A, C.A.A y N.R.G -no se publican sus nombres porque eran menores de edad cuando se registró el abuso- en tres momentos diferentes. La adolescente, a través de terceros, se enteró de lo que le habían hecho cuando llegó a la ciudad de Córdoba. Allí comenzó su sufrimiento.

Lo primero que hizo fue avisarles a sus amigas cercanas que ella no había consentido mantener relaciones con sus compañeros. Después denunció lo que había sucedido a los coordinadores y a los padres tutores, que tampoco hicieron nada. Mientras trataba de recuperarse, en Monteros ya sabían lo que había ocurrido. “Lo único que pretendía era que mi mamá no se enterara. Era muy grande la vergüenza que sentía y no quería preocuparla”, declaró en esos tiempos.

Al enterarse de lo que había sucedido, sus padres decidieron acompañarla en el largo proceso judicial. La primera traba que debieron afrontar fue que trataran su caso en la provincia, ya que el abuso se había cometido en Córdoba. “Tuve muchas trabas en este proceso. Sufrí de depresión y angustia porque no me sentía escuchada por nadie. No podía hacerles entender que no era un exceso como pretendieron hacer creer muchos, sino que hubo un delito. La violación a una joven indefensa es un delito”, señaló la ahora docente.

El caso pasó por diferentes instancias. “Lo que más me dolía es que siempre tenía que demostrar que era una víctima. Eso es lo peor que te puede pasar”, añadió en una entrevista con LA GACETA.

El calvario de la joven llegó a su fin hace menos de tres meses. Se presentó ante la defensora oficial Raquel Ferreyra Asís para pedirle colaboración. La profesional le explicó cuáles eran los caminos que podían transitar y terminó asumiendo como querellante en la causa. “Finalmente logré que alguien escuchara mi padecimiento y analizamos las diferentes alternativas a las que podíamos recurrir”, destacó.

Al analizar el expediente, la defensora oficial, que se negó a hacer declaraciones sobre el tema, se dio cuenta que la causa estaba a punto de prescribirse. Por ese motivo, decidió buscar una solución alternativa para que el caso se cerrara cuanto antes.

“Desgraciadamente los tiempos de la Justicia son muy lentos. Las pruebas se fueron perdiendo y no teníamos muchas alternativas. No es lo ideal, pero al menos, no será un caso que quede en la nada. Después de hablarlo con mi pareja, nos dimos cuenta que era lo mejor, por lo que aceptamos”, añadió la víctima.

Con el aval de la fiscala María Eugenia Posse, la querella y de los defensores de los acusados, la causa se cerrará hoy si el juez Marcos Núñez Campero acepta una reformulación de cargos y el cierre del expediente a través de una probation.

Según el acuerdo al que arribaron, los acusados deberán realizar un tratamiento psicológico, talleres sobre cuestiones de género, tareas comunitarias, abonar una reparación de $1 millón a la víctima por el daño causado y un pedido público de disculpa que se realizara en una audiencia. “Sólo me interesa que ese perdón sea realmente sincero”, finalizó la víctima.

Fuente: Gustavo Rodriguez – Diario La Gaceta

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!